Las Putas

Me han contado de una ralea de muchachas fogosas y divertidas, de las que todavía no sé si vivían allí o sólo se congregaban en esa zona distinguida con lucecitas rojas que existía en las afueras del pueblo, un poco más allá y un poco más acá del puente de Sabaletas.  Parece ser que eran lugares muy alegres a los que asistían desde peones, obreros, muchachos curiosos, servidores públicos, “distinguidos” gamonales y seguramente uno que otro clérigo de los que pienso deberían ir con mayor frecuencia y menos prejuicio.  Dicen que por allí pasaron Cachibajo, Guerra y hasta Darío, pero de éstos dos últimos no creo.  Hoy al transitar por lo que fue “la zona” o “el barrio” sólo se alcanza a ver algunos rastros de viejas paredes o banqueos en los que alguna vez habitó la felicidad comprada, lugares donde el placer, la intimidad y el afecto tenían precio.  Allí un buen rato de conversación seguramente no tendría más costo que el de un par de copas, a diferencia del beso que sí tendría un precio definido.  ¿cuál de éstos será más valioso?.  En ambas lides con seguridad serían bastante hábiles y experimentadas.  Así como ofrecían una agradable tertulia, igualmente estaban dispuestas a saciar los más extravagantes deseos carnales.

3288924492432364 En aquellas mancebías sus clientes eran bien atendidos en salones con amoblamiento cómodamente dispuesto, algunas veces insinuantemente decorados, con música al gusto, licores y amable atención.  Ellas alegres, extrovertidas, llevando modas atrevidas y siempre dispuestas.

Sin dejar de ser ellas mismas eran complacientes y hasta amorosas casi sinceras con sus visitantes.  Sin mayores esfuerzos llegaban a conocer intimidades de tal manera que con sus recuerdos podrían escribirse las mejores obras dignas de los premios Nobel para los próximos cien años.  Estos relatos serían las más sinceras y profundas radiografías de la sociedad, o mejor dicho, de la humanidad; historias llenas de intrigas, amores, desamores y demás.

Por estos lupanares con seguridad han pasado las más importantes decisiones de nuestra dirigencia antes de haber sido ejecutadas, al mismo tiempo se habrán pactado rivalidades por bobos celos de lenocinio llegando a trágicos desenlaces.  También habrán sido revelados los más profundos secretos que seguirán bien guardados.  Ellas han sido las mejores en complacer, y su diálogo, aunque a veces trivial según la necesidad, sí ameno, y sin malsanos apegos.

Sus remoquetes siempre graciosos parecieran hacer alarde de las virtudes y habilidades de la portadora que más bien creo son estrategias primitivas de buen mercadeo de diferenciación frente a la competencia.021

Una, dos, tres o más horas de cachar y uno que otro signo de cortejo innecesario son el preámbulo tradicional para el momento del desfogue buenamente fingido por ella pero suficiente para él, quien aún no ha descubierto el real amor y la verdadera pasión.

Comprar su amor es fácilmente pagable, pero en ellas lo verdaderamente valioso no lo cobran, ni siquiera tiene precio, es eso que mejor saben hacer y por lo que podrían cobrar fortunas.  A lo mejor eso hizo tan legendarias a Rosa Lia, Bertilda Cacho, Miliamazo, La Bombona, La Arracacha, La Tábana, La Pelilarga, La Torcasa, La Kolcana, La Rabodeají, La Pasodoble, La Araña, La Gelatina, La Muñeca, La Gallineta, entre otras tantas;  y no me refiero tanto a sus habilidades en las artes amatorias o su verbosidad: su gran virtud y por el que sería más digno cobrar es por saber escuchar.

¿Tasifecho mijo?

Anuncios

3 comentarios en “Las Putas

  1. Pingback: E l m o no reclamó el premio | Los Recortes

  2. Pingback: El accidente de Volante | Los Recortes

  3. Pingback: Sacro y pagano | Los Recortes

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s