Las reses de potrerillo

En lo alto del cerro se divisa desde la plaza una finca divina, de grandes potreros y un frondoso bosque. Por sus linderos pasó el antiguo camino de los Echeverri que de Fredonia conducía hasta Caramanta, camino que propició el desarrollo inicial de esta porción del suroeste antioqueño, el sendero hoy ya está abandonado y en algunos tramos apropiado por los dueños de predios aledaños desconociendo y borrando lo que queda de la historia del camino real.

P1110579Allá arriba todavía habitan algunos campesinos y como no hay carretera, aún no han llegado los citadinos a comprar tierras para sus casas de recreo, a pesar de ello no faltan las ofertas de compra para los afortunados poseedores de parcelas en esa mágica montaña.

Uno de esos propietarios lleva una divina vida en el calmado pueblo y sube a diario para ver crecer la grama, florecer los sietecueros y ordeñar las tres vacas negras que tiene.  Al llegar a la desvencijada casucha el amanecer ya ha nacido, pero queda todo el día para divisar las altas montañas de la cordillera central al norte del departamento de Caldas hasta los vecinos cerros de la cordillera occidental, donde está colgado le pueblo que fuera fundado en los potreros de El Hatillo, y al fondo en medio del valle, cruzado por el río Cauca, se levantan imponentes dos farallones.P1000367

Cae la tarde y ya con la fresca, montado en su caballo blanco ataviado con viejos aperos y con un aristócrata pellón de piel lanuda, se le ve llegar a la plaza.  Ese día un negociante foráneo le espera acompañado por algún improvisado comisionista.  P1010634Esa divisa con potreros, bosque, casa y ganado está en venta.

-“El precio es a puerta cerrada, incluye el ganado que se ve desde aquí”, dice nuestro divino propietario.

Sin cerrar negocio se propone un precio tentativo, pero las cervezas de más hacen que nuestro vendedor no alcance a finiquitar la propuesta.

Inquieto el comprador –aunque confiaba en la palabra del vendedor- decide visitar la finca antes de cerrar el negocio y al día siguiente, mientras se toma un tinto en El Real en medio de los jornaleros que se aprestan a iniciar su labor, da una última mirada desde la plaza y cuenta las mismas 14 reses blancas distribuidas en el mismo potrero que había visto el día anterior.P1110537

El amancer ya ha quedado atras e inicia su camino por la calle la Plazuela hacia el monumento de La Madre, -cuando estaba pequeño siempre pensé que era una virgen más- pasa por el sector que antes fuera llamado con el sonoro nombre de Patiobonito, hoy nombrado Divino Niño gracias a una clerical decisión.  Frente a la casa que fuera del difunto polvorero Arturo Maleta empieza el camino.  A un tercio del trayecto se da una pausa en el patio de la escuela de Berenice donde, a pesar de la distancia se escuchan todos los ruidos del pueblo, los gritos de los niños saliendo de estudiar y las cornetas del bus que va para Medellín. Una foto tomada desde allí da la impresión de haber sido hecha desde un parapente.P1110573

No puede demorarse mucho contemplando ya que el camino es largo y pronunciado, pero necesariamente más adelante debe tomarse otro descanso en medio de los cafetales, nogales y churimos de la finca de los Galvis.  Allí una amable muchacha de corta estatura le ofrece bogadera al forastero sin el menor asomo de desconfianza. ¡Así son los sanos campesinos!

Los musgos y el colchón de pobre empiezan a aparecer, así mismo la temperatura empieza a descender y, aunque cansado, no hace la pausa que su citadino cuerpo desea, pues necesita llegar temprano para recorrer la finca antes de que el ganado se disperse.

Ya en lo alto encuentra el primer y único tramo plano de todo el trayecto, justo enfrente de la ruinosa casa de los Obando, quienes hace años dejaron sus recueros adentro, y a ésta, abandonada en la montaña.

Unos metros más adelante divisa entreabierta la portada de varetas mal pintadas en medio de un gran cerco de pinos añosos.  La emoción le empujó a trepar el último trayecto antes de llegar a la casucha y desde el corredor empezó a buscar con la mirada el potrero donde inmóviles contó 14 piedras pintadas de blanco.

P1110517 P1110526 P1110547 P1110498 P1110522 P1110534 P1400368

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s