En la Comisaría de Familia

Copy of MORGANS (1)

 

También a la Comisaría de Familia llegan historias difíciles de creer y para la muestra aquí les dejamos éstas dos “joyitas”:

En la Comisaría de Familia (1)

-Doctora, mi esposo y yo venimos a ponerle una demanda al vecino de arriba. Como le parece que nos tiene muy perjudicados, ya no aguantamos más, hablamos con él y nos responde diciéndonos que dejemos la bobada y no es ninguna bobada lo que venimos a denunciar Doctora. Como le digo, ya no aguantamos más y necesitamos que nos solucione el asunto.  Es que donde nosotros vivíamos las cosas no eran así. Nosotros le hablamos de buena manera al vecino y ni “bolas nos paró”. Y es que el asunto es muy delicado. ¿Cierto mijo que ni los otros vecinos se atreven a denunciar?  Si usted Doctora, que es tan buena no nos ayuda, ya no sabemos que vamos a hacer.  Imagínese Doctora que esas gallinas del vecino de arriba se mantienen metidas en el solar de nosotros y no solo eso, sino que escarban y escarban todo el día y eso nos tiene muy perjudicados Doctora. ¿Cierto que es muy grave Doctora?  Por eso Doctora usted nos tiene que solucionar ese problema.

-No se preocupe doña Domitila que mañana mismo le saco una orden de restricción a esas gallinas prohibiéndoles que se vuelvan a meter a su solar, incluyendo al gallo.

-Ay, usted siempre tan atenta Doctora, no sabe cómo le agradecemos.

 

En la Comisaría de Familia (2)

-Buenas Doctora ¿cómo está? Yo me acuerdo mucho de usted cuando estaba chiquita y vea ya donde está. Es que el estudio es muy bonito, yo con mis hijos si no pude. Y su mamá tan querida que es, yo a ella también la quiero mucho, como es de querida con los alumnos en la escuela; a los muchachos míos me los ayudaba a reprender mucho ¡y a ella sí le hacían caso! Óigame Doctora, es que yo vengo para que me dé una ayudita, es que tengo un problema muy grave con Alonso, el hijo mío, usted lo conoce, ese que harta guerra me ha dado. Su secretaria me dijo que conciliara con él, pero que va a conciliar uno con ese vago, yo necesito es que usted me ayude.  Como le parece que lo tuve que echar de la casa por cosas que me da pena contarle a usted, pero el condena’o ese aprovechó que yo salí a las terapias del grupo de la tercera edad, que son muy buenas pa’ uno calentar los huesos, y el verraco ese se metió por el solar pa’ robarme, y por eso vengo, porque usted es muy buena en eso pa’ que me ayude. Como será de descarado que se metió hasta la pieza y me robó el peluche que yo le había regalado cuando estaba chiquito. Yo se lo reclamé, pero el descarado ese me dice que no y que no me lo devuelve porque quisque es de él, pero como va a ser de él Doctora si yo fui la que lo compró y como él ya no está en la casa, entonces el peluche es mío y me lo tiene que devolver y usted que es tan buena pa’ esas cosas Doctora me tiene que ayudar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s