El pichirrichi

Copy of MORGANS (1)Esa extraña bebida rosada, de cuya fórmula secreta son custodios los descendientes de don Ramón y doña Graciela, parece que seguirá calmando nuestra sed gracias a los Arias. Desde hace unos años ha sido reconocida como uno de nuestros productos típicos, no se si por su rareza o por el sugestivo nombre que lleva. Los foráneos cuando escuchan ese nombre, lo primero que preguntan es qué tanto tiene de afrodisiaco, ¡pero ese rosadito que afrodisiaco va a ser!

Un combinado perfeco para el pichirrichi es la marialuisa, una parvita con la misma forma de la miloja, pero muy diferente; es como una sanduchito de dos pancitos rectangulares con una cremita rosada en medio (rosado con rosado, dulce con dulce; así es nuestro fino paladar valparaiseño).

Aunque ha sido reconocida como nuestra bebida típica, también la vendían en una panadería caramanteña, la de los Henaito, primos de los Arias de aquí, aunque la “joya de la corona” de la panadería de los Henaito era el pastel de arequipe que solo hacían los martes en la tarde, a la hora de la salida del colegio; así pues que la fórmula del pichirrichi no ha salido de la familia, aunque en una ocasión sí vi una bebida similar o “chiviada” en las calles de Medellín y no me atreví a probarlo ¡que tal que fuera adulterada y me dejara ciego!, pero también cabe la posibilidad de que fuera un Arias quien la hubiera llevado a esas nuevas fronteras.

Hay quienes dicen que es lo mejor para calmar el guayabo, pero eso lo dejo para que cada uno calme su curiosidad. Vaya emborráchese en “El Pesebre”, la cantina de mi tío, y luego pase al frente, a la panadería de los Arias y tómese un pichirrichi. Las otras propiedades de esta bebida deberá descubrirlas cada uno, yo no voy a dar pistas.

En mis averiguaciones tuve acceso a la fórmula secreta, pero el pacto de confidencialidad me impide contarles qué resulta de mezclar esencia de cola, esencia de vainilla, leche, azúcar y agua. Ese secreto también me lo llevaré a la tumba, pero no le cuenten a los Arias que yo conozco su fórmula familiar. En todo caso, el mejor pichirrichi es el de ellos… perdón, el único pichirrichi es el de ellos, los demás son burdas copias.

Recomiendo terminar una buena caminada de esas que se suelen hacer los miércoles en la tarde con un frío vaso de pichirrichi.

No nos extrañemos si un día de estos vemos esa rosada bebida en pet o enlatada y distribuida más allá de la piedra de la virgen y más allá del puente e Sabaletas, por el momento seguimos esperando la llegada de un empresario que nos lleve este producto a la fama.

¡Venga a Valparaíso, tome pichirrichi y sea feliz!

Anuncios

Un comentario en “El pichirrichi

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s