Las papas de Pichón

Copy of MORGANSNuestra variada y sabrosa gastronomía popular no siempre ha sido bien valorada, aunque haya casos en los que excepcionalmente algunos de estos manjares han llegado a    las más exclusivas mesas deleitando los más refinados paladares. También existen sitios que se popularizan por su especialidad en esos banquetes populares, a los que despectivamente muchos se refieren, pero que en algún momento sucumben a sus tentadores olores y sabores; como la chunchurria de Buenos Aires (el barrio de Medellín) o la de Sabaneta, la carne asada de las calles de Lovaina, las empanadas y la morcilla de Envigado y ni que decir de los completos menús de la calle Tejelo, o los almuerzos en las plazas de mercado y los caspetes de las obras de construcción.

Muchos de esos platos o menús callejeros me los he saboreado, (menos el de la calle Tejelo, del que todavía no me atrevo) y en definitiva tienen mucho que aportar al mundo de la gastronomía, pero sin duda, hay uno de esos productos que no olvido y al que nunca le he podido encontrar rival: las papas rellenas de “Pichón” en las calles de Caramanta. La chaza, ubicada en una esquina de la plaza, era uno de los mejores lugares para mí, al que acudía junto con “Pinche” y Alex, pero además encontrábamos casi siempre allí al profesor Arnoldo, quien iba más por el ají picante que por las papas, mejor dicho, Arnoldo comía ají y le untaba las papas. Arnoldo, además, era el terror del ají en los restaurantes del pueblo, a veces hasta se lo escondían cuando llegaba a almorzar a alguno de ellos. Y es que las papas de Pichón, con ese ají picante eran irrepetibles y aunque las he buscado en cuanto lugar las veo, no hay ninguna que las iguale. La mayor expectativa la tuve con unas papas carísimas y muy famosas que venden en los alrededores de San Agustín (Huila), ¡pero que va! Nada que ver con las que conocí en la chaza de Pichón. Las papas que sí son muy sabrosas son las que hacen en casa, pero son diferentes, sabrosísimas, pero muy diferentes.

Por ahora seguiré explorando con la intención de encontrar otras papas rellenas que se parezcan a las de Pichón para calmar este antojo que llevo encima hace ya tantos años.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s