Placeres exclusivos

3En uno de esos restaurantes populares del centro de Medellín tres viejitas comían fríjoles con cidra. ¡Eh, Ave María, un almuerzo de éstos no se lo come uno ni en el restaurante del Inter” -decía muy satisfecha una de ellas-… Y tenía razón. 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s