Amor de lejos

mi-genteJaime, o Carroloco, como lo voy a llamar en ésta historia, es un tierno personaje de Támesis que semanalmente viaja hasta el corregimiento de Palermo conduciendo su carro imaginario; siempre conserva la derecha y nunca adelanta en curvas. Al llegar a su destino hace sonar las cornetas de su carro, también imaginarias. Allí, sin falta, sale el amor a su encuentro. Al atardecer, y extasiado por el romance, desanda su camino con el mismo respeto por las normas de tránsito. Nunca ha sido sancionado.

El novio no viaja a Támesis para visitar a Carroloco, porque no tiene carro imaginario y además, tampoco sabe conducir… pero sí sabe amar, se saben amar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s