Frío calor

friocalorAnoche soñé que todo estaba cubierto de hielo, pero el hielo no era frío. Sí muy bello. Aquella carretera por donde iba no tenía vida, todo había sido arrasado para dar espacio a su presencia, al progreso, decían algunos.

Más abajo, donde el clima solía ser más cálido, también estaba todo cubierto de hielo, el río congelado, la verde grama cubierta por un blanco tapete de nieve. A lo lejos están las montañas, no se ven, pero ahí están. Una mujer intenta limpiar la escarcha de un vidrio en la ventana pero alguien la detiene: “¡no la quite, la estamos cuidando!”. Más tarde la mancha de escarcha ha aumentado su tamaño.

En medio de tanto hielo la gente aprovecha para broncearse, porque no se siente frío. Caí en la tentación y sin camisa me acosté sobre el lecho helado de un arroyo, me sentía como si flotara en su superficie. Al instante se empezó a derretir y terminé bañado por el agua de la corriente. Todas las aguas empezaron a aumentar, porque cada vez más personas tenían contacto con el hielo y la nieve, y al tocarlos todo se derretía, se deshacía como algodón de azúcar. Al salir de allí el sitio era un hervidero de gente que venía a disfrutar del extraño paisaje, pero con cada persona un arroyo se derretía para aumentar la avalancha. El lodo empezó a reemplazar la nieve, mientras yo, en mi cama, despertaba de esa pesadilla.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s